lunes, 28 de abril de 2008

EL EMPERADOR Y EL REY DE LOS FRANCOS

Se cuenta estos días que nuestro Emperador está muy celoso del rey de los francos. Y no por causa de sus respectivas mujeres, porque si bien este rey está casado con una mujer bárbara de largos cabellos negros conocida por ello como La Bruna, es de todos sabido que a los ojos de nuestro Emperador no hay otra mujer sino aquella con la que permanece unido por los sagrados vínculos matrimoniales desde el día en que la vio defenderse de la lluvia con una toga amarilla. Y es este rey de los francos de pequeña estatura pero muy resuelto y decidido, y fue elevado sobre su escudo y nombrado rey contra los expresos deseos de nuestro Emperador, como viene ocurriendo en muchas otras ocasiones con otros reyes de fuera del limes. Y desde entonces parece que este rey se regodea en llevar la contraria a nuestro Emperador, y se las arregla para salir airosamente de situaciones complicadas en las que nuestro Emperador se enreda invariablemente, y así ha pasado ahora con el asunto del navío romano secuestrado por piratas numidas. Porque nuestro Emperador ha pagado un rescate en oro a los piratas para que liberen el dicho navío, y en esto el rey de los francos hizo lo mismo cuando otros piratas secuestraron un navío franco, pero para mandar inmediatamente después un trirreme fuertemente armado en persecución de los piratas, que los capturó y consiguió recuperar el oro pagado. Y quizás nuestro Emperador tenía intención de hacer algo parecido y ya había mandado también allí un trirreme, pero los piratas, una vez cobrado el oro, tuvieron la prudencia de hacerse a la mar durante la noche sin esperar a que se hiciera de día, quizás sabiendo que dado el carácter divino de nuestro Emperador el sueño es sagrado para él. Y así, como viene ocurriendo cada vez con más frecuencia, Roma ve como dentro y fuera de sus fronteras va perdiendo el respeto que antaño inspiraba su nombre, mientras que el prestigio del rey de los francos crece sin parar. Y hay quienes culpan de esto a la ineptitud del embajador máximo del Emperador, llamado el Mauritino por su afición a las tierras allende el Mare Nostrum, y que se hizo celebre por un elocuente discurso que pronunció en la lengua de los salvajes numidas, y que fue comparado por su elocuencia con los de Cicerón.

p.s. Salve Domina Cupa, de muy gentil aspecto y singular toga de madera, y salve Hétero Máximo. Sed bienvenidos y sabed que estoy abrumado por vuestro recibimiento. En estos tiempos en que los bárbaros no sólo presionan a lo largo del limes sino también desde su interior, es preciso que sepamos contar los acontecimientos, algunos heroicos, la mayoría incomprensibles y con mucha frecuencia insensatos, que ocurren en esta Roma de nuestros días. Quizás así ayudemos a que se abran los ojos de nuestros conciudadanos, que con demasiada frecuencia parecen ciegos, y consigamos entre todos evitar el derrumbamiento que parece avecinarse o, al menos, servir de comprensión y edificación para tiempos venideros.

5 comentarios:

ostra dijo...

Admirado Callo:

Los comentaristas que no están registrados en blogger no pueden entrar en El Foro. Para permitir que intervenga, por ejemplo, Apóstolos Genitalis, debe usted abrir el foro a todos los usuarios. Para ello, desde el panel de control, pinche "Configuración", después "Comentarios", y en "Persona que puede realizar los comentarios" pinche "Cualquiera".

En esta página también puede quitar la verificación de palabra, código escalofriante que recuerda al foro mundial. Para ello pinche "No" en "¿Mostrar verificación de la palabra para comentarios?".

Al final de esta página pinche el cuadro naranja que pone "Guardar configuración".

Apóstolos Genitalis dijo...

Borobando, Ostra, hay que ver lo que vale usted!!!

Apóstolos Genitalis dijo...

Borobando, no, probando. jorobando sí, sí que me ha costado llegar, coño. Y todo para que se me olvíde mañana y no pueda volver.

Bueno a ponerse cómodo aquí.

hetero máximo dijo...

LOS CALLOS. NOTA BIOGRÁFICA

Los Callos fueron una de las principales familias patricias en la Roma republicana, si bien su perenne enfrentamiento con sus rivales políticos, los poderosos Morros, acarrearía su ruina política.
Hoy, bajo la supremacía de Cicerón (Garbanzo), raro es que destaque un Callo sin el apoyo, bien de los Morros, bien de los ciceronianos:

Así, unas veces tenemos Callos con Morros, y otras, Callos con Garbanzos.

Apóstolos Genitalis dijo...

Hetero.

Pues será casualidad pero hoy he hecho callos con garbanzos, preguntele a mi Claudia.