martes, 17 de junio de 2008

LA ENMIENDA DEL PROCONSUL

Hasta los pasados comicios, predominó en Roma la llamada crispatio, cuyo origen era el siguiente. Es sabido que el Emperador y sus adeptos no perciben la realidad tal y como lo hacen los no iniciados, sino sólo aquélla parte que encaja en sus Sagradas Imágenes, consiguiendo de este modo trascenderla y flotar en las capas superiores del éter. Y es por eso que el Emperador y sus devotos consideran de mal gusto, y aún de mala idea, que se les recrimine por lo que ocurre en el inframundo de la realidad, que es precisamente lo que hacían el Procónsul y sus seguidores. Pues éstos reprochaban sin parar al Emperador, por ejemplo, que pactara con los feroces asesinos sabinos o que aprobara un estatuto para los samnitas que viola la Constitución romana, sin darse cuenta que todo eso ocurría meramente en la realidad y no en el éter. Y de este modo conseguían que el Emperador se enfureciese y enviase a Cucúmbero Albo y a la Sibila de Cumas para flagelarlos. Así, por culpa del Procónsul, se desataba la crispatio

Pero tras los pasados comicios, el Procónsul pareció sufrir una revelación y comenzar a atisbar los sublimes niveles del éter solo accesibles hasta ese momento al Emperador y sus prosélitos. Y desde ese privilegiado lugar que comenzaba a ver se dio cuenta de lo injusto que había sido hasta ese momento, pues desde allí la grosera realidad no se percibe en toda su crudeza, sino como si estuviera matizada por un halo rosa. Y así, por ejemplo, desde el éter los sabinos y samnitas son percibidos como fieles, aunque vehementes, defensores de sus costumbres oprimidas, lo que, de paso, permite considerarlos como idóneos socios en caso de un eventual acceso al poder. Y en este proceso el Procónsul se vio ayudado por algunos subalternos que también comenzaban a ver la luz. Y este fue el caso de Basagoitus, que decidió poner fin al hostigamiento que hasta entonces los seguidores del Procónsul mantenían contra los sabinos, y que por eso fue conocido como Basagoitus Interruptus. Y así el Procónsul y Basagoitus comenzaron a plantear enmiendas en sus ponencias a fin de que éstas fueran más tolerantes con los sabinos. Y, simultáneamente, decidieron prescindir de todos aquéllos cuyos ojos se mantenían obstinadamente ciegos a todo aquello que no fuera la cruda realidad.

Y así, ante estas enmiendas, el Emperador y sus adictos han comprobado que efectivamente el Procónsul y algunos de sus seguidores se han enmendado, y se regocijan de su llegada al éter como los cristianos celebran el retorno del hijo pródigo, aunque algunos piensan que será el Procónsul quien acabe desempeñando el papel de cabrito sacrificado. Pero mientras tanto, éste disfruta de los preparativos del banquete, y de los parabienes de los que hasta ahora lo atacaban con fiereza. Y hoy mismo el avieso Piscis, que fue nombrado Alto Comisionado de las Víctimas con el fin de proteger al Emperador de éstas cuando negociaba con los crueles asesinos sabinos, se ha congratulado de la revelación del Procónsul y ha aprovechado para hostigar a los demonios que se obstinan en permanecer en el infierno de la realidad.

9 comentarios:

Aguijón dijo...

Querido Callo Tácito,
Se ha hecho saber que el Emperador va a partir de viaje por todo el orbe con una nueva "gaita": conseguir la abolición de la pena de muerte.
Volvemos a disfrutar de otra versión actualizada de "pan y circo" pues el nuevo circo es esa nueva "neura" que se le ha metido entre ceja y ceja. Lo del pan, cada dia está peor por la pérdida de valor de los sestercios.
Ave Callo,

Callo Tácito dijo...

Cierto, aguijón. A menos pan, más circo. Supongo que en breve la Alianza de las Civilizaciones recibirá un nuevo empujón.

apóstolos genitalis dijo...

Ave crem, Callo.

Como descendiente de sabinos de pura raza sabina (desde al menos hace CD años -como puedo demostrar por las inscripciones encontradas en un templo de mi aldea sabina y que serían la envidia de muchos que ejercen de sabinos puros sin serlo y de otros que simplemente aspiran a ser admitidos en la tribu pese a la impureza de su sangre- pero siendo un sabino que se resiste a pasar por el aro del sabinismo de Sabino, y valga la redundancia, miedo me da el nuevo rumbo que quiere dar a la galera pepera Basagoitus Interruptus.

No ha quedado acaso más que demostrado por los desastrosos experimentos que hizo el Emperador con la secta sabina, y con los asesinos de la misma, que alimentar a los sabinos es igual que echar floris a los verres?

No hemos pagado acaso muy caro todos los hispanos, y más aún los sabinos recalcitrantes como yo, dichos experimentos?

Pretende Basagoitus hacer lo mismo? No sabe que quien pretende jugar con un tigris corre el riesgo de sufrir de las garras de éste la amputatio de la manum e incluso del bracchium? No conoce Basagoitus la fábula de la rana y el scorpio?

Post scriptum. En el pergamino de ayer tienes un comentarium.

Callo Tácito dijo...

Salve Apóstolos, es un placer verte por el foro.

Debo aclarar que siempre que digo “sabinos” me estoy refiriendo a los fanáticos nacionalistas que gobiernan aquéllas tierras, seguidores de un orate racista que edificó sus teorías sobre el decoro de las distintas danzas regionales y otros asuntos de similar relevancia, y no a los que como tú habéis nacido allí, y sois descendientes de otros que allí vivieron mucho tiempo antes que tú. Jamás se me ocurriría llamaros a todos por el mismo nombre, y mucho menos que éste fuera el de “sabinos”. De hecho, un ferviente sabino puede haber nacido, digamos, en la Bética, y con frecuencia estos son los peores.

De modo similar, cuando hablo de los samnitas me refiero a los nacionalistas de aquella zona, y no a todos sus habitantes. Y ocurre que todos estos nacionalistas, tan orgullosos de las diferencias que respectivamente se han inventado, son muy parecidos entre sí, del mismo modo que los más radicales forofos de dos aurigas rivales del hipódromo son prácticamente indistinguibles.

Y lo que el Procónsul y Basagoitus Interruptus parecen querer hacer es flexibilizar sus convicciones para hacerlas compatibles con un eventual pacto con los sabinos, que estiman necesario para alcanzar el poder. Y esto es un problema derivado de la legislación de los comicios, que da a los sabinos y samnitas un poder desmesurado, y del propio valor del nacionalismo como mercancía de venta a los ciudadanos, dado que desde que nuestras madres nos trasmitían en la infancia que éramos más listos y más monos que los demás, generalmente sin fundamento, a todos nos gusta que nos revelen que somos diferentes y mejores que el resto, especialmente si no nos cuesta esfuerzo.

Callo Tácito dijo...

Apóstolos, menos mal que me has recordado que había un comentarium en el foro de ayer, porque se me había pasado desapercibido y es buenísimo. Tanto que voy a volver a colgarlo hoy. Me gusta mucho ese afán del Emperador y sus acólitos que describes consistente en recordarnos “que está muy feo hacer lo que no hacemos”. Por cierto, aunque triste, el episodio que ayer contaba es rigurosamente exacto, y coincido contigo en que puede ser la fuente de todos esos extraños comportamientos que describes. Ave

apóstolos genitalis dijo...

Ave crem Callo.

Es fortisumus lo que cuentas sobre tus vivencias en una domus defecatus. Ahora te admiro más sabiendo lo que has sufrido en tu iuventus y comprendo también el difícil papel que tiene Tulia Germánica conviviendo con un ser que ha vivido episodios tan traumáticos. No es extraño pues que huya de vez en cuando a tierras lejanas para practicar esas extrañas danzas béticas, ni que persista en el juego de la bola y la red, ni que meta los muslos en la thermomix. Ahora Claudia y yo nos lo explicamos todo y, emocionados y compungidos, os mandamos un fuerte abrazo a ambos.

Respecto al peregrino plan de la Vestal de la aequalitas de poner edictos por doquier que digan “establecimiento libre de maltratadores”, en efecto me siento profundamente insultado, como creo que lo estamos el XCIX, XCIX por C de los ciudadanos de Hispania que no maltratamos a las féminas, ni defecamos en las domus, ni escupimos en las tabernas, ni robamos los bolsos a las féminas vetustas y por tanto no necesitamos que semejante indocumentada nos haga un tacto genital, uno más, como es costumbre en este gobierno tan dado a tactos genitales e incluso rectales, recordándonos que está muy feo hacer lo que no hacemos.

Quizá sería más provechoso para ella y para todos que pusiera ese edicto frente a la domus de su colega Jesús Eguguren, el aspirante a sabinita, ya que el la domus, propiamente dicha, no lo puede poner.

apóstolos genitalis dijo...

En efecto, Callo, siempre me he considerado un vascón y me alegro de que me aclares los términos que utilizas.

Los vascones y los sabinos cada vez tenemos menos cosas en común y no veas cómo les fornica a los segundos que les recordemos que somos tanto o más vascones que ellos. Especialmente los que procendentes de otras partes de Hispania y deseosos de verse aceptados pr la tribu -cosa que nunca conseguiran, pues siempre serán para la tribu ciudadanos de segunda, "como los germanos en Maiorca" que dijo Javi "manus sanguinis" Arzallus- someten sus nombres a cirugía onomástica para tratar de borrar lo imborrable: sus orígenes y su profunda imbecílitas.

c.hoyos dijo...

DOMINA CUPA dixit:

Salve Callo,

Llevo tiempo sin pasar por esta tu domus y se me estaban acumulando los papiros.
Brevemente comentaré de la Vestal de la risa tonta y ojos amorosos que no creo que se esté ganando el stipendium por su labor. De hecho, casi nadie parece entrar en éxtasis como ella entra cuando habla del "nuevo modelo de gladiador", que parece ser un cruce entre Cristina Almeidae y el orador Antonio Galax. Igual que sus grandes alocuciones públicas donde "la ocurrencia féliz" intenta convertirse en un nuevo dogma filosófico a asumir por aristotélicos y platónicos.

De nuevo hablando sobre el Procónsul, me temo que cercanas ya las piras de las fiestas del Sureste de España, éste ha quemado ya toda la madera de que disponía y ha empezado a tantear nuevas formas de atracción. El Procónsul no está sólo pero no consigue formar "gobierno" en las catacumbas. Es semana de cesiones y arrumacos.

Viendo el comentario de Aguijón, (al cual me congratulo de ver por estos lares) me he dado cuenta de que el Emperador quiere conquistar "utopía" el reino olvidado del placer, la felicidad y la paz. Intenta ser el primer libertador del mal del mundo. Acabará con la esclavitud, la pena de muerte y las armas de humo de seta. También descubrirá el perpetuum móbile con el que acabarán las crisis de "aceite de quemar" y la piedra filosofal que dicen que convierte todo lo que toca en oro. De esta forma será adorado por los seculos de los seculos y su imagen presidirá la mesa de todos los humildes romanos, que dirán aquello de "Gracias a Dios y al Emperador hoy también hemos comido".

Vale, D.C.

gorkataplines dijo...

Sr. Doctor. He aquí el parte médico: No creo que haya sido una buena idea lo de la bici, si bien he de decir que este país es una gozada cuando hay futbol, como dijo Fraga: La calle es mía! Y parques y los bosques y los montes, añado yo.

Zona lumbar perjudicada en extremo, apesar de haber tratado de evitar al máximo los baches.

Flatulencias controladas por completo.

Alucinaciones prácticamente reducidas al minimo excepto cuando escucho o veo a Ibarreche, a Pepiño Blanco y a Jesé Luis, pero esto me viene ocurriendo desde hace tiempo.

Me dopo de nuevo y me recojo para reposar. Buenas noches.

gorkataplines dijo...

Disculpen señores, me he equivocado de portal.